Continuando con las bodas de invierno que os queremos enseñar en el blog para que os puedan servir de inspiración en los próximos meses, hoy os mostramos la de Mariví y Javier, se casaron el pasado mes de noviembre en Sevilla. Conocían nuestro trabajo por las bodas de algunos amigos y vinieron a vernos. Querían unas invitaciones de estilo inglés y tenían en mente un papel pintado que tenían fichado. Nos encantó la idea y nos pusimos a trabajar en unas invitaciones que fueran especiales y muy personales. Para Mariví “el resultado fue inmejorable, tanto de las invitaciones como de los sobres, y por supuesto del resto de cosas que hicimos en Micrapelbodas, como el libro de firmas de los testigos y los carteles con los horarios de los autobuses”.

image3image1image2
Mariví puso su vestido en manos de el diseñador sevillano Antonio García, confeccionado en un terciopelo blanco que la enomoró ya desde la primera visita. Esta es otra de las ventajas de las bodas de invierno, que se pueden utilizar tejidos como el terciopelo y los vestidos son diferentes y muy especiales. Para completar su look, eligió unos preciosos zapatos de Lodi en nude y negro, joyas de Súarez, una tiara del joyero sevillano Manolo García Calvo y su ramo de Cártamo. La peinó Manolo Gutiérrez y la maquillaron en Bobby Brown.

pliego_03_2136x32cm_jlz_0030

pliego_05_34x227cm_jlz_0417pliego_05_2117x1673cm_jlz_0334
Se casaron en la parroquia de San Sebastián en el Porvenir, una iglesia muy especial para el novio, que siempre ha sido siempre hermano de La Paz. El coro de Entreolivos puso música a la ceremonia, nos cuenta Mariví que “fue muy especial, ya que la música la elegimos con ayuda de mi padre. Mi entrada la recuerdo como uno de los momentos más bonitos de mi vida.”
Javier vistió chaqué a medida de la sastrería Tom Black, en gris con chaleco en crudo, y corbata era de Scalpers.

pliego_10_2136x32cm_jlz_0868

pliego_14_2136x32cm_jlz_1050pliego_21_11x1575cm_jlz_1852Más tarde lo celebraron en la Hacienda Molinillos, para ellos el lugar más bonito de Sevilla, donde disfrutaron de un cóctel al aire libre en un patio de estilo toscano rodeado de cipreses. El aperitivo lo amenizó un trío de jazz con saxofonista, que dejó maravillados a todos. El almuerzo lo sirvió el cátering de Alberto Mejías en un precioso salón con vigas de madera. Para la decoración contaron con la ayuda de Ainoha & Co, que se encargaron tanto de la alfombra de la entrada a la Hacienda, como del seating, la mesa de chuches, el chill out y las letras con las iniciales de los novios con bombillas. Además, como los dos son muy feriantes, pusieron una caseta de feria como photocall.

pliego_22_11x1575cm_img_2811pliego_25_11x1575cm_jlz_2351pliego_34_1675x251cm_jlz_3289pliego_31_1675x251cm_jlz_3001pliego_99_jlz_4032Las fotografías de la boda son de Juan López “el cariño y la dedicación de Juan son únicos, y el resultado es espectacular”, nos dice Mariví. Para el vídeo contaron con Víctor López.