María y Murillo se casaron el pasado mes de julio en Sevilla. Para su boda, no querían unas invitaciones demasiado modernas ni tampoco demasiado sobrias. Ninguna de las dos cosas les convencía. Querían algo simple, blanco y bonito. Estas son las invitaciones que hicimos para ellos, la mitad en castellano, la mitad en portugués (el novio es brasileño).

invis5

invis6

Además de las invitaciones, contaron con nosotros para otros muchos detalles, como el sitting plan, los meseros de su boda o el libro de firmas. Todo estaba diseñado con la misma estética, que tiene su historia. Al ser el novio brasileño querían hacer referencia a lo que más les gusta de Brasil: sus playas. Cada mesa tenía el nombre de una playa carioca, y a modo de sitting plan montamos una playa con los nombres de los invitados y sus respectivos lugares.

invis3

invis1

invis4

invis2

María llevaba un vestido de Franc Sarabia, en cuanto se lo probó supo que era el suyo. La doble cola de plumeti y la espalda fueron los detalles que la conquistaron. En el pelo llevaba un arco de que le regaló una de sus mejores amigas. Sus zapatos eran de Paco Rodríguez y el ramo, elaborado por el equipo de Nueva Galería, tenía sus flores preferidas: peonías, rosas de pitiminí, semillas y rosas, además de una medalla de la Virgen del Rocío. Para peinarse y maquillarse contó con Luis Ramos.

ALD_0627

ALD_1388

ALD_0897

Se casaron en la iglesia de la Santa Caridad de Sevilla y a la salida pusieron dos de nuestros quioscos de granizadas, que triunfaron entre los invitados ¡el calor de Sevilla hay que capearlo de alguna forma! Lo celebraron en la Hacienda el Pino de San José. Al ser una boda íntima con pocos invitados, querían un sitio pequeño y acogedor. De la deco floral de las mesas se encargó el equipo de Búcaro. Su boda estuvo cargada de guiños a Brasil, siguiendo la tradición, sirvieron “bien casados”, unos dulces típicos brasileños. Según la leyenda, todos los invitados, antes de marcharse, deben tomar uno de estos dulces para ser bendecidos con la misma felicidad que los novios, pidiendo un deseo antes de la primera mordida. Otro detalle fueron las chanclas que regalaron, gracias a las que todo el mundo bailó sin parar.

ALD_0417

ALD_0542

ALD_0899

ALD_0986

ALD_1032

ALD_1229

ALD_1111

ALD_1455

ALD_1349

Las fotografías de la boda son de Aldebarán Estudio, unos fotógrafos estupendos con los que hemos compartido varias bodas que os iremos enseñando.

Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, TwitterPinterest e Instagram.