Hola queridas, hoy os traigo una boda preciosa, voy a intentar transmitiros la pasión y que he sentido de Georgina al contarnos su boda.

Tras 6 años de noviazgo, Georgina e Ignacio, decidieron darse el sí quiero en la iglesia de La Caridad, que tantas veces ha aparecido en nuestro blog. La fecha elegida, 10 de marzo de 2018. A nuestra protagonista le encantan las bodas de invierno, dice que le parecen super elegantes, y queridas mías, que razón tiene, ¡Cómo me gusta ver pamelas, abrigos, guantes, pieles… !

Nuestra pareja tenía claro que quería una boda de día, con la idea de pasar una día muy familiar, del que fueran partícipes desde los más mayores hasta los más pequeños.

Para las invitaciones eligieron un modelo de la colección tradicional: invitaciones clásicas, elegantes y, como su nombre indica, tradicionales. El verde es el color preferido de Georgina, y estuvo muy presente en toda la boda.

La invitación era formato díptico con letra inglesa y papel verjurado y, a juego, incluimos una tarjeta para las confirmaciones.

“Elegir a Micrapelbodas, ¡Fue todo un acierto! “

El traje lo diseñó Carmen Maza. Congeniaron a la perfección desde el primer día y eso le dió mucha tranquilidad a Georgina. Confeccionaron un traje en crepe de seda con un encaje de  Bruselas muy finito sobrepuesto en el dorso. Georgina quería un vestido con mucha caída, romántico, sencillo y elegante. Las mangas eran de tul de seda. Como toque final llevó una pulsera que perteneció a su bisabuela a modo de tiara así como los pendientes con los que se casó su madre y que fueron heredados de su tatarabuela. El estilismo es de nuestro querido Manuel Gutiérrez.

Los zapatos de Uniqshoes, regalo de sus amigas,  tenían que ser verdes, nos cuenta, con tacón grueso y plataforma, nos cuenta la novia.

” Para mi era fundamental ir cómoda porque me encanta bailar y no me iba a mover de la pista”

Eso me gusta de vosotras, que disfrutéis al máximo vuestro día. Todo pasa muy rápido y hay que vivirlo intensamente.

Para Georgina tenía mucho significado casarse en La Caridad; fue la iglesia dónde se casaron sus padres, además de ser la iglesia más bonita de Sevilla y sin dejar atrás el significado emocional que tiene el Hospital.

Para las que no lo sepáis, La Caridad es una iglesia privada que se encuentra dentro del Hospital de la Caridad. Dicho hospital fue fundado en el siglo XVII para dar auxilio y sepultura a los más necesitados. A día de hoy siguen acogiendo a los más necesitados en la última etapa de sus vidas. Es una labor preciosa y de la que merece la pena saber más. Su capilla es un Joya arquitectónica del barroco sevillano y sus muros se encuentras vestidos de con cuadros de artistas como Murillo, Valdés Leal y Roldan.

Este espacio tan majestuoso fue decorado por nuestro querido Jesús Fuertes, de la Galería, que puso Magnolios en la entrada y hortensias verdes y blancas en el interior.

Para celebrarlo eligieron el Real Club Pineda de Sevilla, dónde Georgina e Ignacio se encuentran como en casa. Jesús Fuertes hizo un trabajo espectacular decorando todo con palmeras con toques en dorado, flores en tonos rosa oscuro, morados, rojo y mucho mucho verde. La familia de Georgina es puertorriqueña y quisieron dar un guiño a su tierra… El resultado, espectacular.

Para los complementos, meseros y listas de mesa, eligieron como motivo decorativo variedades de aceituna, Ignacio es Ingeniero Agrónomo y el abuelo de Georgina trabajaba en el mundo del aceite.

Durante el aperitivo sonó música cubana en directo y fue un puntazo, nos cuenta.

  “Son de Cuba hizo que los invitados se animaran desde primera hora. ¡Parecía el momento de las copas y aún no había empezado el almuerzo!”

Durante la barra libre, Isacio, de Ip sound, se encargó de animar la fiesta.


Las preciosas fotos son de Molina y Royo

“Fue sin duda uno de los mejores días de nuestras vidas. Tener a las personas que quieres cerca ese día es un regalo y disfrutar de tanta felicidad juntos es un éxito. Espero poder ayudar un poquito con este post a esas novias que lo necesiten”

 

Coro De la Iglesia: soprano Aurora Galván y coro a sei voci, Flamenquito: Los tocata